Envío gratuito a patir de 50€

Su cesta

Su cesta está actualmente vacía.

Alargar el verano

Alargar el verano

Ya no es necesario pasar una semana en el Caribe para presumir de moreno.


Mantener y potenciar el bronceado después de las vacaciones es posible gracias a fórmulas autobronceadoras que nos ayuden a que el tono dorado no nos abandone en la vuelta a la rutina. 

Un bronceado ‘healthy’ es posible si sabes cómo.

Sabemos que una piel bañada por el sol es sinónimo de belleza y vitalidad, produce un efecto óptico por el cual nuestra piel se ve más firme y tonificada (¡y hasta disimula la celulitis!) por lo que mantener el bronceado hace que nos veamos más atractivos.

Te desvelamos el paso a paso para perderle el miedo al autobronceador y empezar la reentré con buena cara.


Easy guide para un bronceado natural y uniforme


  1. Renueva tu piel: El primer paso antes de la aplicación del autobronceador es exfoliar el cuerpo para alisar la piel y eliminar células muertas.  

Nosotros somos fans del ‘dry brushing’, una técnica de cepillado muy efectiva para suavizar la piel y de paso, ayudar a movilizar las adiposidades relacionadas con la aparición de celulitis. 

En caso de que prefieras exfoliarte durante el baño, elige un peeling libre de aceites para facilitar la posterior fijación del autobronceador y aplícalo mediante movimientos circulares sin ejercer mucha presión sobre el tejido.

Realízalo 24h antes de autobroncearte para permitir que la piel se recupere.


  1. Hidrata: Después de la exfoliación, hidrata la piel en profundidad con una loción corporal rica en ceramidas y ácido hialurónico y deja que se absorba. Una piel hidratada se ve más luminosa y aumenta la duración del bronceado.

Truco: Aplicar la crema hidratante antes de dormir potencia el efecto de la crema ya que durante la noche se produce una mayor regeneración celular y el descanso permite que la piel tenga más tiempo para nutrirse, duplicando su efecto.

Te recomendamos: Loción hidratante de Cerave


  1. Protege las zonas con hiperpigmentación: Las zonas con mayor pigmentación e irregularidades como rodillas o codos pueden dar lugar a manchas no deseadas. Aplica una pequeña cantidad de vaselina en estas áreas para evitar desigualdades en el tono.
  2. Aplica: Con la piel limpia y seca, unos 30 min después de la ducha (para que los poros estén cerrados) aplica el autobronceador con un movimiento uniforme y ascendente, de abajo hacia arriba, empezando por los pies. 

El mejor momento para aplicar el autobronceador es por la noche, pudiendo dormir mientras produce el efecto deseado (unas 3-4 horas después de la vaporización) y evitando la sudoración que se produce habitualmente durante el día.

Las fórmulas en bruma te ayudarán a crear esa uniformidad en el tono sin necesidad de guantes para extenderlo, puesto que se fija en la piel repartiendo la misma cantidad de producto en un mismo golpe de spray.




Nuestro favorito: Photoderm de Bioderma 

  1. Reaplica: Entre 7 y 10 días se produce gradualmente una pérdida de tono, por lo que, a partir de este momento, debemos repetir la exfoliación para eliminar los restos del bronceado anterior y volveremos a aplicar, logrando mantener el tono siempre uniforme.
Artículo anterior
Siguiente post